Como optimizar el valor de tu compañía en el contexto actual

Cualquier estrategia debe pivotar sobre el objetivo de preservar valor en aquellas áreas claves y apalancarse en las mismas para, donde sea posible, optimizar valor en un nuevo entorno. Resulta imprescindible priorizar actuaciones que no afecten al valor del negocio, al tiempo que definir una estrategia para lograr la máxima rapidez de adaptación a un nuevo entorno.

Necesidades de las compañías en el entorno COVID-19:

PLAN DE NEGOCIO Y GESTIÓN FINANCIERA

El diseño y ejecución de la estrategia de adaptación al nuevo entorno COVID-19 requiere, para aquellas compañías con retos en el ámbito financiero, la participación multidisciplinar de especialistas de perfil financiero, jurídico y transaccional que, de forma conjunta y coordinada, ejecuten la estrategia diseñada para alcanzar los objetivos marcados. VER MÁS  

CADENA DE SUMINISTRO

Muchas compañías pueden encontrarse en una situación en la que tengan que poner en marcha o adoptar una serie de medidas de forma inmediata o a medio-largo plazo. Dichas medidas deben estar enfocadas a mantener la actividad en la nueva normalidad. La cadena de suministro y/o áreas como la gestión de clientes o ventas son esenciales en este sentido. VER MÁS

CUMPLIMIENTO Y TECNOLOGÍA

La actual situación provocada por el COVID-19 (teletrabajo, un uso más intensivo de las tecnologías de conexión…) está provocando un incremento de los delitos relacionados con la seguridad de la información: estafas, robo de credenciales mediante “phishing”, ficheros maliciosos… Todo ello puede tener un posible impacto tanto desde un punto de vista reputacional como de compliance. Para afrontar con garantías esta situación, las compañías deben tener un enfoque integral de riesgos que cubra todos los aspectos relacionados con la seguridad integral de la información (estratégica, financiera, marketing, metodologías, operaciones, servicios, clientes, empleados, accionistas, TI…). VER MÁS

ANÁLISIS MASIVO E INDIVIDUALIZADO DE CONTRATOS 

El COVID-19 ha tenido, y tendrá, un gran impacto en los contratos: ¿pueden quedar en suspenso?, ¿pueden incumplirse?, ¿pueden cumplirse en otras condiciones?, ¿se puede por ejemplo retrasar el cumplimiento o cumplirse de otra forma?, ¿quién debe soportar el riesgo del incumplimiento en estas circunstancias?, etc. Ante esta situación, las empresas deberán revisar, de forma masiva pero al mismo tiempo individualizada, gran parte de los contratos que sustentan sus relaciones comerciales. VER MÁS 

¿te podemos ayudar? Contacta con nosotros